25.4.05

Síndrome Nixon-China

Ahora están tratando de aplicarle al nuevo papa la teoría de que, por ser conservador, puede realizar cambios "progresistas" sin escandalizar. Esta paradoja aparente se fundamentaría en el conocido episodio de la visita (y consiguiente apertura de relaciones) de Nixon a China, en los setenta: si la hubiera hecho algún otro presidente, habría sido un desastre ideológico ante la opinión pública estadounidense.
Quizás no tiene nada que ver, pero me suena a decir que un manzano puede dar naranjas precisamente por ser manzano...