7.8.05

Cuentos del Rin/6

Mainz

En la ciudad de Mainz -Maguncia, Mayence, en la confluencia de los ríos Rin y Meno-, donde nació Gutenberg, hay un museo en el que se exhiben los primeros libros impresos con su diabólico sistema (que, en realidad, desarrolló en Estrasburgo y fue todo un fracaso en su momento).
Esos libros están resguardados en una bóveda a la cual no puede entrar mucha gente por vez. Apenas hay luz, y uno debe agacharse frente a vitrinas herméticas, para observar esas maravillas a las que cualquier cosa parece poder dañar. Esto, y el ambiente en general, producen un ambiente de unción, obviamente religioso. Es difícil no detenerse más de lo cortés, aunque se haya tenido que esperar ante la descortesía del predecesor en la larga fila.
Los enormes libros parecen dibujados, más que impresos. Obras de arte en sí mismos, de una belleza extraña, mezcla de antigüedad y modernidad; mejor, situados en esa frontera inasible entre una y otra.