11.9.09

Dos chicos mas desaparecidos

Solicitamos la mayor difusion!

El miércoles 8 de julio, Jonathan “Kiki” Lezcano de 17 años y Ezequiel Blanco de 25 años, salieron a las 7 de la tarde de su barrio, Lugano, en un remis. El remisero, que fue la última persona que los vio, le comentó al padre de Jonathan que los había dejado a tres cuadras del Hospital Piñero y que estaban bien, además que lo volverían a llamar en una hora para que fuera a buscarlos, pero nunca recibió esta llamada.
Desde este día Jonathan y Ezequiel están desaparecidos.Todo indicaría que en la desaparición está vinculada la Comisaría N º 52, ubicada en Cafayate y Francisco Fernández de la Cruz.
El día anterior, martes 7, un policía de la brigada perteneciente a ese destacamento, amenaza a Kiki frente a su primo diciéndole que una vez lo salvó pero que dos veces no, que iba a ser su sombra. Mientras tanto, un efectivo uniformado le sacaba una foto.Aproximadamente seis meses antes, un policía apodado “El Indio” fue a la casa de Jonathan para advertirle a Angélica, la mamá, que su hijo corría peligro: “Cuidémoslos, les puede pasar algo, están bardeando mucho”, le habría dicho, en referencia a Jonathan y A su primo.
Otro indicio de que la comisaría estaría implicada en el caso es la aparición, un tiempo antes, de un auto “trucho” (autos secuestrados o pertenecientes a la brigada, que no tienen ningún tipo de identificación) frente a la casa del joven como señuelo o “queso”. Esta parece ser una práctica común de la brigada; los familiares nos cuentan que otro de los primos de Jonathan, Gabriel Omar “Titi” Alvarez, fue fusilado por el policía “El Percha”, frente a varios testigos, tras intentar robar uno de estos señuelos, pese a que se encontraba completamente desarmado; luego le “plantaron” droga y armas. Este caso era utilizado por “El Percha” para amenazar a otros pibes del barrio.
Al otro día de la desaparición la familia hizo la denuncia y comenzó con la búsqueda de Jonathan.
Angélica recorrió las distintas comisarías sin encontrar ningún tipo de respuestas. Junto con la hermana de Ezequiel comenzaron a pegar afiches con sus caras por el barrio y al cumplirse 1 mes de las desapariciones, organizaron junto con los vecinos un corte en la Av. F. Cruz para intentar visibilizar los casos. En este corte se acercaron dos periodistas del diario barrial para cubrir la noticia, pero antes de hablar con la mamá de Jonathan, unos policías los interceptaron y estos se retiraron del lugar sin hacer la nota.
Ante el reclamo de justicia, los familiares comenzaron a recibir constantes amenazas, a pesar de esto se concurrió a la Defensoría del Pueblo para hacer la denuncia contra la Comisaría N ° 52.Por los últimos comentarios que circulan en el barrio, se sabe que:- un efectivo de la brigada tenía marcado a 4 pibes, dos “morochitos”; a Chapai y a Kiki- que de uno de ellos ya se había encargado y que para hacerlo se tuvo que “cargar” a otro y- que los habrían tirado en un descampado por Ezeiza.
El caso de Jonathan ya esta denunciado en Missing Children a diferencia del caso de Ezequiel que no lo esta por ser mayor de edad.
Familiares, amigxs y vecinxs de Ezequiel y de Jonathan “Kiki” seguimos buscando y pidiendo la aparición con vida de los pibes!