10.7.05

Cabo Guardia Civil: Le dije a usted cuando me pidió permiso para ejercer de escritor en el pueblo, que era mejor que hiciese lo que hacen los otros sudamericanos, que unos días van en bici, y otros huelen bien. Son cosas vistosas, no molestan a nadie, y llaman la atención lo justo, sin escándalos.
Escritor: ...
Cabo Guardia Civil: Pero parece que a usted lo que le gusta precisamente son los escándalos y las extravagancias. De entrada se casó usted con la Paddington, que ya había estado casada otras tres veces, cuando había muchas que no se habían casado ninguna, y usted podía haber elegido. Después se compró un sombrero espantoso y anduvo con él todo el invierno... Un sombrero que no nos gustaba a ninguno. Lo tengo yo hablado con todo el pueblo. Pregunte, pregunte por ahí si quiere. ¡A nadie nos gustaba aquel sombrero! Y ahora, para rematar, me dicen estos amigos que ha escrito usted 'Luz de Agosto', la novela de Faulkner, de William Faulkner. ¿Y no podía usted haber plagiado a otro?
Escritor: ...
Cabo Guardia Civil: ¿Es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?
Escritor: Bueno, Faulkner y yo... ya sabe... al ser los dos americanos...
Intelectual: Coño, Bruno, no seas cínico. Que tu novela es la traducción de 'Luz de Agosto' que hizo Pedro Lecuona para la editorial Goyanarte palabra por palabra.
Escritor: Pero ¿y vos qué hablás? Si esta tarde te ardió el culo por culpa de una mujer...
Agricultor (al Guardia Civil): ¿Y a usted le vienen muchos asuntos de estos de intelectuales?

(diálogo de Amanece, que no es poco, de José Luis Cuerda)