27.7.05

Por fin terminé de ver La Pasión: un calvario.
Aparte del chiste fácil, reconozco que esto de ver películas bajadas de Internet es toda una experiencia nueva de la cultura de masas. En un momento dado, vi la cabeza de un tipo que interrumpía la pantalla, y no era Juan Bautista sino un espectador que se había levantado. ¡Era una copia filmada en un cine! Genial.
Incluso puedo llegar a creer que la musiquita pop del final es un injerto del vivo que puso la copia en Internet...
Es cierto: tanto le dan al pobre Cristo, que uno casi espera que reaccione, como Rambo o Kung Fu, y empiece a las patadas con los romanos. Por suerte, la venganza grossa queda a cargo del Padre, que es mucho más poderoso.