28.7.05

"Cuando un verdugo se arrepiente, ¡cuidado!, señal de que va a cortar cabezas nuevamente" (Lacan).