4.5.04

Ceguera

Me atrevería a conjeturar que la ceguera borgesiana es equivalente al astigmatismo del Greco, como "proyecto" en sentido sartreano. (Para Sartre, no era que El Greco pintara las figuras "alargadas" porque era astigmático, sino que era astigmático para pintar así.)
Borges siempre ve "lo que quiere ver": "Al recorrer las pruebas de este libro, advierto con algún desagrado que la ceguera ocupa un lugar plañidero que no ocupa en mi vida. La ceguera es una clausura, pero también es una liberación, una soledad propicia a las invenciones, una llave y un álgebra" ("Prólogo" a La rosa profunda).
Lezama Lima dice algo parecido respecto del Aleijadinho, el escultor sin manos: "Con su gran lepra, que está también en la raíz proliferante de su arte, riza y multiplica, bate y acrece lo hispánico con lo negro."