19.5.04

Parece que en Japón hay unas piletas olímpicas o, mejor dicho, para entrenamiento olímpico, que no llegan a medir dos metros de largo. Lo que se mueve es el agua: el nadador debe luchar para mantenerse en su sitio. Y así se mide su "velocidad".