16.5.04

Frase digna de la trilogía del Padrino: "Soy una cara visible de lo que yo mismo condeno" (Eduardo Duhalde).