3.5.04

Una vez le preguntaron a Fassbinder si tenía alguna perversión sexual en especial. Él contestó: "No me gusta ser torturado. Eso ya me lo hago yo."